Porque la navidad puede tener varias caras…

Las fiestas de fin de año no siempre son sinónimo de de felicidad ya que a veces hay que hacer frente a una gran tristeza. Menos luz, preocupaciones familiares… Todo ello puede provocar un bajón de moral en estas fechas, incluso en quienes no son especialmente sensibles. Te damos algunos consejos para contrarrestar este estado y empezar bien el año.

Durante las fiestas de fin de año, se producen casos de depresión, especialmente recaídas. Aunque este periodo se asocia con la alegría, hay quienes se sienten invadidos por la tristeza. El final del año no es la causa de este malestar pero la Navidad y Año Nuevo pueden actuar como efectos desencadenantes, cuando ya existe un principio de depresión o un riesgo de recaída.

Familia y depresión en Navidad

Las fiestas de Navidad consisten básicamente en reencuentros familiares. Ahora bien, a menudo estos acontecimientos desencadenan depresiones o recaídas en depresión. En algunos casos los reencuentros pueden reavivar viejas rencillas, que pueden originar un estado de depresión. Además, estas tradicionales reuniones pueden despertar dolores ligados a un acontecimiento triste (fallecimientos, divorcios). Pero aunque ver a la familia puede a veces ser fuente de tensión, a la inversa, pasar Navidad sin compañía es a menudo más difícil. Y la soledad durante las fiestas es uno de las principales causas de depresión.

Cómo evitar la depresión de las fiestas de fin de año

Muchas personas desearían dormirse el día 23 de Diciembre y no despertar hasta el 7 de Enero. Pero esos días, son también parte de nuestra vida!

Algunas maneras de afrontarlo:

– Recuerda que tú eres todos tus momentos, todas tus experiencias, que tu vida se desarrolla en el aquí y ahora. Aprovecha ese breve pausa en el calendario para tomar aire y energía, para parar y estar en contacto contigo mismo.

– Regálate algo que te guste, sea material o no. Puede ser aquello que tanta ilusión te hace y no encuentras el momento de comprar, puede ser sentarte a disfrutar de la puesta de sol que en invierno suele ser preciosa, etc

– Aprovecha para hacer esas pequeñas cosas que nunca tiene tiempo de hacer: leer un libro, ver una buena película, dormir un poco más, etc.

Y sobre todo, recuerda que no tiene obligación de estar feliz ni de demostrarlo. Cada cual es libre se sentirse como quiera en todo momento, la única libertad que nadie te puede quitar es esa, la interior.

¿Cómo piensas pasar estas fiestas? ¿Cómo los demás te marquen o como realmente tú quieras?

 

 

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *