No hago más que preguntarme… ¿Para qué sirve la culpa?

Muchas personas cuando son despedidas se culpan a sí mismas por esa situación. Creen que su despido se debe a algo que han hecho mal o que no hicieron y que de haber obrado de otro modo no habrían sido despedidos.

Pensar esto hace que la persona se culpabilice pensando “Tengo la culpa de todo” “Esto me pasa por mi carácter”…

La culpa es un sentimiento que sólo nos hace daño. Quedamos enredados en la culpa, diciendo lo “malos” que somos y que deberíamos haber actuado de forma diferente, eso no deja inmóviles y no nos deja salir de esa situación.

Ahora bien, puede haber ocasiones donde quizás hayas tenido parte de la responsabilidad en tu despido, quizás algo que hiciste mal y que hizo perder a la empresa un cliente…En esos casos se debe analizar que fue lo que pasó y preguntarnos si somos realmente los culpables. Puedes hacerte estas preguntas:

  • ¿Cometiste ese error queriendo o tratando de perjudicar a la empresa?
  • ¿Tenías posibilidades de actuar de otra manera?
  • ¿Pensaste que había opciones mejores pero decidiste tomar esa?

Si respondiste que no, tampoco deberías sentirte culpable.
//

La culpa es una carga pesada y te hará mas difícil afrontar los retos que tienes por delante y avanzar.
Esta es una entrevista de Jorge Bucay en “Los ratones coloraos” donde habla de la felicidad y la culpa. Toma nota de lo que dice.

Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *